Motiva a tus alumnos a mejorar la comprensión lectora aplicando KWL

Somos muchos los padres que nos damos cuenta que, cuando alguno de nuestros hijos, tiene que leer un libro de lectura sobre el que luego van a hacer un resumen, pasan tres cosas fundamentalmente:

1.    Al niño le cuesta ponerse a leer
2.    No es capaz de mantener la concentración durante mucho tiempo
3.    Cuando tiene que hacer el resumen, no es capaz de hilvanar la trama, sino que tiene un recuerdo de sucesos puntuales.


A lo mejor estoy equivocado y el mío es un caso particular. Sea cual fuere vuestra propia realidad, os propongo el siguiente análisis, fruto de la investigación sobre métodos aplicados a la lectura y, en particular, del sistema KWL (Know-Want-Learn: Qué sé – Qué quiero aprender – Qué he aprendido).


El método se puede aplicar individualmente, pero sin duda, donde más interés cobra y produce los mayores beneficios es cuando se trabaja en grupo, por ejemplo en clase y se generan debates en torno al texto.

El objetivo que nos propondremos como padres o como docentes, según el caso, será “guiar” en la lectura y comprensión del libro. 

El proceso de trabajo se lleva a cabo en tres etapas, y se recoge en una tabla con la siguiente estructura:


Cada una de las columnas anteriores dejará reflejado:

K representa Sé

Esta primera etapa nos podemos incluso sorprender.

Preguntamos a nuestros alumnos: ¿Qué es lo sabéis sobre el libro que vamos a leer?

Primero les dejamos pensar, dando tiempo para que cada alumno reflexione de forma individual
 y luego les pedimos que nos cuenten lo que han ido pensando.

Animamos a los alumnos a que lean la portada del libro, el título, la primera página y la contraportada para que puedan hacer una predicción de lo que trata el libro y en base a eso es más fácil que sepan identificar de qué trata el libro, lo que ya saben de ese tema y lo que esperan descubrir.

Todas estas ideas las recogemos en la primera columna.

Con todo esto iremos conformado una especie de un inventario previo a la lectura.

A modo de ejemplo os proponemos la siguiente forma de trabajo:

·       Lluvia de ideas
·       Antes de analizar el texto, Animamos a los alumnos a que lean la portada del libro, el título, la primera página y la contraportada para que puedan hacer una predicción de lo que trata el libro y en base a eso es más fácil que sepan identificar de qué trata el libro, lo que ya saben de ese tema y lo que esperan descubrir
·      Pensaremos en palabras clave, términos o frases sobre el tema, ya sea en la clase o un grupo de estudio.
·       Iremos anotando todo este material en la columna de la K hasta que ya no se nos ocurra nada más.
·       Haremos participes a nuestro grupo en un debate acerca de lo que hemos recogido en la columna K.
·       Lo mejor es organizar las entradas, por categorías generales.

W significa el Qué o el Objetivo

La segunda etapa consiste en enumerar una serie de preguntas de lo que queremos aprender sobre el tema , en base a lo habíamos plasmado en la K.

La columna W es una columna "viva" que se podrá ir completando, según vayamos avanzando en la lectura del libro.

El método puede ser el siguiente:

·       Vista previa del índice del texto, los encabezados, las imágenes, dibujos, gráficos, etc.
·       Generamos un nuevo debate en nuestro grupo, sobre lo que piensan que pueden aprender.
·       El profesor, como guía, puede enumerar algunas ideas sobre lo que quiere, o espera para aprender, de manera general o en particular.
·       Antes de empezar a rellenar la columna W, transformaremos todas las frases en preguntas.
·       Con ese formato –tipo pregunta- conseguiremos centrar más la atención de los chavales durante la lectura.
·       Las preguntas las clasificaremos por orden de importancia.

L quiere decir Aprendido

La etapa final, como no podía ser de otra manera, consiste en responder a todas preguntas que nos han ido surgiendo y hemos ido recogiendo, pero también para generar una lista con toda la información que hemos aprendido, bien sea durante el proceso de lectura o una vez que hayamos terminado.

Para ello:

·       Haremos una lista de lo que se aprende a medida que lee,
·       ya sea por partes, o después de todo el trabajo; lo que sea cómodo para el grupo y el profesor.
·       Como disponemos de la columna W podemos ir cotejando en todo momento si lo que estamos aprendiendo es acorde a lo que nos habíamos fijado aprender
·       Siempre podemos "crear" nuestras propias marcas (cruces, interrogaciones, asteriscos, estrellas, dibujos, etc.) para indicar las ideas principales, las ideas sorprendentes, ideas cuestionables, y las que no acabamos de comprender.

Al finalizar la lectura, el alumno recoge todo lo aprendido en la columna L "He Aprendido". En el debate, el profesor puede ir más allá y decir que establezca una conexión entre lo aprendido y la vida real: tu familia, otros libros, amigos, películas, etc.  Es importante enseñarles que hay reflexionar sobre lo aprendido, sacar conclusiones y ver su aplicación en nuestra vida.



Esperamos que esta breve guía os sea de utilidad y os animamos a ponerla en práctica. Os dejamos una plantilla con el formato, para que la uséis con total libertad.




1 Response to " Motiva a tus alumnos a mejorar la comprensión lectora aplicando KWL "

Muchas gracias por comentar. Entre todos haremos un blog más interesante y productivo.