martes, 19 de marzo de 2013

¿Enseño a mis alumnos a investigar en la red?

En este artículo quisiera centrarme en los trabajos de “investigación” que mandamos a nuestros alumnos y reflexionar sobre qué estamos haciendo mal, porque la realidad es que nuestros estudiantes llegan a la universidad sin saber buscar en internet, sin saber evaluar, analizar y organizar la información encontrada y, lo peor de todo, sin saber y sin querer hacerse preguntas.


  •  Buscar información en internet y evaluar su fiabilidad y credibilidad requiere conocimiento y dedicación.


Aprender a buscar información no se consigue con una sesión de un par de horas explicando a los alumnos a usar los motores de búsqueda, sólo se aprende cuando se han invertido muchas horas buscando en la red. Pero también es verdad que, con pequeños gestos del día a día en el aula, podemos ir formando a los alumnos en esta competencia.

Tip 1. Cuando estamos en el aula, trabajando en gran grupo y buscamos algo en internet  ¿qué palabras clave ponemos en la barra de búsqueda de Google?,  ¿conocemos los docentes los comandos de Google que nos ayudan a definir mejores estrategias de búsqueda?, ¿les explicamos a los alumnos por qué estamos haciendo la búsqueda de esa forma?, en definitiva,   ¿aprovechamos los momentos de aula en los que llevamos a cabo una búsqueda para desarrollar en nuestros alumnos la alfabetización digital?

Tip 2. Una vez hemos introducido las palabras de búsqueda, los profesores escogemos normalmente entre los primeros resultados o seleccionamos uno que conocemos sin explicar a los alumnos por qué hemos escogido ese sitio y no otro, ¿cuántas veces contrastamos la información en el aula? Si eso es lo que hacemos delante de nuestros alumnos, el mensaje que les queda es que los primeros resultados son los mejores y que no es necesario contrastar información. No desaprovechemos ningún momento para insistir en la necesidad de tener una actitud crítica ante la información que aparece en internet.

Tip 3. Cuando tengamos la posibilidad de trabajar con más de un ordenador en el aula, pongamos en la barra de búsqueda las mismas palabras, y verán con asombro como, en más de una ocasión, Google no devuelve los mismos resultados en todos los ordenadores. Con este pequeño ejercicio podremos enseñarle a los alumnos que por nuestras búsquedas realizadas, el motor de búsqueda va conociendo nuestras preferencias, y en base a eso devuelve resultados.

Tip 4. Muchos son los docentes que hoy en día preparan material para sus alumnos, elaboran sus propios apuntes en Word, PowerPoint, incluso algunos ya están creando sus propios libros digitales,…y, sin embargo, muy pocos son los docentes que, en ese material que entregan al alumno, citan de dónde han sacado las imágenes, parte del contenido,…etc. Los docentes no lo estamos haciendo y por tanto no estamos dando ejemplo a nuestros alumnos y el mensaje que estamos trasmitiendo es que podemos apropiarnos de todo lo que hay en internet.

Tip 5. Cuando evaluamos los trabajos de nuestros alumnos no estamos evaluando la fiabilidad y credibilidad de las fuentes que están utilizando. En muchas ocasiones ni siquiera les exigimos que citen las fuentes y en las que si lo hacemos,  no las evaluamos. El alumno debe saber que los docentes le van a exigir evaluar y contrastar la información.



  • Los alumnos deben  aprender a formularse sus propias preguntas y a buscar las respuestas a esas preguntas.

Pensemos en los trabajos que mandamos a nuestros alumnos: ¿Se los planteamos como un reto atractivo?, ¿les planteamos preguntas interesantes?, ¿provocamos en ellos el deseo de aprender?,  ¿les planteamos los trabajos con una perspectiva que les permita entender la importancia que tiene para ellos el tema a investigar?, ¿se sienten verdaderos protagonistas de su aprendizaje?, ¿les planteamos el trabajo de investigación de tal manera que tengan que ir más allá de la mera repetición de información recogida en las fuentes de información?, ¿les planteamos retos que para llegar a ellos tengan que formularse sus propias preguntas, organizar, analizar y transformar la información, hacer una reflexión, sacar conclusiones, expresar su opinión,..?

Si conseguimos generar en el alumno el deseo de aprender, el aprendizaje ocurre. El alumno investigará, profundizará en el tema y contrastará la información, y no lo hará porque le vayan a evaluar, lo hará porque realmente quiere aprender. Animemos también a nuestros alumnos a ir más allá de la búsqueda de información en internet, que visiten lugares para ver las cosas por sí mismos, para experimentar, para preguntar. No les planteemos trabajos tan cerrados que obtengamos de todos los alumnos las mismas respuestas. Dejémosles que se equivoquen en sus planteamientos y  en sus preguntas,  porque la equivocación forma parte del aprendizaje.

¿Cuál sería mi tip para trabajar este punto en el día a día del aula?

Ser creativos y flexibles  a la hora de plantear proyectos a nuestros alumnos. Escucharles, conocer sus inquietudes, sus carencias y sus fortalezas, su madurez, en definitiva, gastar tiempo en conocer a nuestro grupo de alumnos. En la medida en que escuchemos y conozcamos a nuestros alumnos seremos capaces de diseñar actividades que les motiven y les hagan sentirse protagonistas e importantes.  Si todos los años mandamos los mismos trabajos, planteados de la misma manera a todos nuestros grupos, algo estamos haciendo mal, porque los contextos y nuestros alumnos cambian y se merecen que les demos la oportunidad de aprender conforme a sus necesidades concretas.
Hace tiempo leí en un artículo de un pedagogo (siento no citarle porque no anoté la referencia y no me acuerdo), que los alumnos no fracasan por no estar motivados sino que fracasan porque en el día a día del aula no les damos la oportunidad de sentirse orgullosos de sí mismos, y entonces se sienten fracasados y como consecuencia se desmotivan.
Mandémosles trabajos que les ayuden a aprender a aprender y a sentirse orgullosos de su esfuerzo, estoy seguro de que nos sorprenderán.

1 comentario :

  1. Estoy de acuerdo en prácticamente todo lo que comentas, pero también me plantearía si los docentes tienen nociones reales de búsquedas y estrategias de selección.
    Es decir, no sólo hay que motivar a los alumnos, sino que el docente tiene que tener esas estrategias de búsqueda perfectamente dominadas, cuestión que es difícil contraste salvo que se haga un estudio.
    Además hay otro factor. No es lo mismo enseñar a buscar información a un alumno de 11-12 años que aún alumno de 16-18 años. Sus intereses además de ser distintos, sus conocimientos también.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Entre todos haremos un blog más interesante y productivo.

Entradas

Outbrain

11